Menu

[REVIEW] Kindle Paperwhite – Análisis Completo – Leer antes de comprar

Kindle Paperwhite, uno de los eReaders más avanzado del mundo.

Muy buenas a los lectores de ActualidadKD. En esta ocasión os traigo la reseña, análisis y opinión completa del último lector de Amazon: el Kindle Paperwhite.

 Unboxing

A diferencia del color cartón de lectores anteriores, el embalaje es de un elegante color negro en la misma línea que el diseño del Kindle Paperwhite.

Los periféricos de serie del KP no varían de los incluidos en otros Kindles. Se reducen al cable USB de transferencia y carga.

Debo dejar claro que todo estaba impoluto y bien precintado. Tampoco había muestras de ninguna ‘R‘ (presumiblemente de “Refurbished“) como se han reportado en otros casos. No hay duda de que este lector lo está estrenando un servidor.

Iluminación

Ahora pasaré a hablaros de una de las funciones de los LEDs que integra el e-reader: la iluminación.

La primera semana que tuve el Kindle, la mayor parte de las veces leí con iluminación. No es que molestase a nadie pero me gusta que la habitación esté oscura ya que facilita mi transición al sueño haciendo que me cueste menos dormirme una vez dejo el lector (manías que tiene uno). Dicho esto, creo que estoy más o menos en condiciones de daros una opinión fundada al respecto.

Más de uno ya conocerá el sistema empleado por la iluminación del dispositivo. Aún así, no está de más recordarlo:

Esquema de las distintas capas de que se compone el sistema de iluminación.

Los LEDs, cuya situación no aparece en el esquema facilitado por Amazon, son cuatro y se encuentran colocados, equiespaciados, por debajo de la parte inferior de la pantalla.

Los 4 LEDs sólo son visibles desde este ángulo.

La emisión LED es una fuente de luz altamente directiva. ¿Qué quiere decir esto? Pues que su potencia lumínica, al contrario de lo que ocurre con las lámparas incandescentes, se concentra en una haz estrecho. Creo que con el siguiente esquema se entiende mejor:

Comparativa entre haces lumínicos.

Habrá quién se pregunte por qué estoy contando esto. No es por otro motivo que para ilustrar la parte negativa (sí, empezaré por lo malo) de la iluminación del Kindle Paperwhite: las zonas de sombra.

Imaginaos un LED colocado entre las capas que forman la pantalla del Paperwhite. Tendremos que, debido a que el ángulo de apertura de su haz no es muy amplio, la luz comenzará a incidir, hacia adentro, más allá del borde de la pantalla. Esto hace que se creen cuatro zonas de sombra, una por LED, en la zona inferior de la pantalla. Cabe señalar que es algo inherente a la tecnología LED. En cualquier lector iluminado de los disponibles actualmente en el mercado encontraréis zonas de sombra. La configuración de estas variará con el número de LEDs empleados y la disposición de estos en el e-reader.

Creación de zona de sombra inherente al estado actual de la tecnología LED.

Las sombras no desaparecen cambiando el nivel de brillo (se aprecian a niveles altos y bajos). Están ahí mientras la única fuente de luz que empleemos sea la iluminación built-in del lector. Por otra parte, comienzan a dejar de ser visibles conforme se incrementa la iluminación externa.

Ahora lo que realmente importa, ¿cómo son de molestas? Pues para seros sinceros yo, cuando estoy inmerso en la lectura, prácticamente no soy consciente de ellas. Afectan mayormente a la información por debajo del texto, es decir, el tiempo de lectura o la posición en que nos encontramos dentro del libro, según tengamos una opción u otra seleccionada. Quizá, si me apuráis, el extremo superior de las sombras, a veces, parece caer levemente sobre la última línea de texto. Ya os digo, levemente.

Ahora procedo con la parte positiva: la calidad de la iluminación conseguida es impresionante. Aún no alcanzo a imaginar como Amazon ha conseguido tal uniformidad en la iluminación con sólo 4 LEDs. El espacio que queda partiendo del fin de las zonas de sombra hasta el extremo superior de la pantalla (es decir, prácticamente toda la pantalla) mantiene un nivel increíblemente constante de iluminación a cualquier nivel de brillo que seleccionéis.

Si no gozáis de esta uniformidad en vuestro Kindle, posiblemente tenga la pantalla defectuosa. Se han leído reportes de usuarios acerca de lectores con manchas, a veces de colores, en algunas partes de la pantalla. De las sombras hacia arriba debéis tener una iluminación uniforme, es lo primero que salta a la vista cuando enciendo el Kindle.

Por otra parte, soy usuario avezado de un tablet. Hago uso del mismo varias horas al día y he leído alguna novela con él. Para mí, la reducción de la fatiga visual con el Kindle Paperwhite es obvia. Con el tablet, difícilmente llegaba a la media hora de lectura, notaba los ojos cansados, resecos (participar en el Club de la Lectura de Octubre se me hizo insufrible, como algunos sabéis). Con el e-reader, he llegado sin dificultad a los 45 minutos de lectura, dejándola a veces por la obligación de madrugar al día siguiente. Sin embargo, cabe señalar que aunque parezca evidente, la mejor forma de leer es con luz natural. El sistema de iluminación no pretende ser un sustituto de ésta, sino permitirnos seguir leyendo cuando no disponemos de la misma.

Hay usuarios que opinan que el Kindle debiera tener un sensor que automáticamente ajustara el nivel de brillo a la luz de la habitación en que estemos. A esta idea le veo el pero de que, quizá, cada usuario puede preferir un nivel distinto (apuesto a que varios foreros leen con un nivel distinto al que yo suelo elegir) y el proceso no sea fácilmente automatizable. Quién sabe, habrá que esperar a la próxima generación de Kindle.

Como ya sabréis, el Paperwhite tiene 24 niveles de brillo. Yo suelo leer con el nivel 7-8 cuando la habitación está totalmente a oscuras.

Aquí tenéis un video en el que recorro los niveles de brillo: 0 (mínimo) - 713 -24 (máximo):

 Contraste y resolución

Como sabemos, Amazon anunció una mejora del contraste del 25% con este e-reader respecto a la generación anterior de Kindle. Por si hay algún despistado, el contraste se define como la diferencia entre el mínimo y el máximo nivel de brillo. En un lector electrónico, el mínimo nivel de brillo –lo más oscuro – se corresponde con las letras, el texto, y el máximo con el fondo de la pantalla. Por tanto tenemos dos posibilidades para aumentar el contraste: hacer la pantalla más blanca o las fuentes más oscuras.

La primera de las opciones es la que persigue el efecto Paperwhite. De hecho, me aventuraría a decir que, al menos, de la mitad hasta el máximo de los niveles de brillo están pensados para tal función y no para leer en la oscuridad. Pero, ¿cómo funciona?

Imaginad que estamos en una habitación con una iluminación determinada y configuramos el nivel de brillo de forma que el blanco del fondo de la pantalla nos parezca agradable. Si ahora nos desplazamos a una habitación con más iluminación, tendremos que subir el nivel de brillo para seguir leyendo con ese blanco que antes habíamos decidido nos gustaba ya que, de no hacerlo, la pantalla se vería más grisácea. Por otro lado, si la nueva habitación a la que nos hemos ido es más oscura lo que tendremos que hacer es bajar el nivel de brillo del lector pues, de lo contrario, tendríamos un fondo más brillante que el habíamos elegido. De esta forma, creo que es fácil entender que la configuración del nivel de brillo se debe emplear para compensar la iluminación exterior manteniendo un mismo blanco de pantalla.

Cuanto mayor sea la iluminación del entorno menos podrá ser compensada con la luz que incorpora el lector, llegando al límite en que la luz solar incida en el Kindle. En este caso, apenas se aprecian diferencias entre dejar el nivel de brillo a 0 o dejarlo a 24, y la mejora de contraste es poco apreciable. En habitaciones más oscuras, el efecto Paperwhite si consigue mejoras de contraste considerables.

Se debe comentar que los LEDs no están nunca completamente apagados (a no ser que se haga un apagado total del dispositivo). Aún a nivel 0, en la oscuridad, se puede ver una levísima iluminación. Supongo que el propósito de esto es que siempre exista una mejora en el contraste. Yo, personalmente, no le veo mucho sentido. La mejora de este parámetro que se obtiene de tener completamente apagados los LEDs a tenerlos a nivel 0 debe ser nimia. Además, como antes mencioné, a pleno sol no veo diferencia entre brillo 0 y 24, ¿por qué no apagarlos?

Aquí tenéis una foto de un K4 y un KP con el sol incidiendo en sus pantallas. El brillo del KP está al mínimo.

K4 y KP (brillo al 0) al sol.

No sé si se aprecia en la fotografía, pero en estas condiciones la pantalla del KP es un poco más blanca que la del K4. Aquí tenéis la misma fotografía con ambos Kindles apagados (en este caso los LEDs también lo están).

K4 y KP apagados con el sol incidiendo en sus pantallas.

En esta fotografía es más difícil ver la mejora. Yo veo la pantalla del KP más blanca cuando tengo los dos al lado pero es una diferencia sutil. De hecho, no podría asegurar que este pequeña diferencia se deba a la pantalla del KP. Recordemos que comparando distintos Kindle, aún siendo el mismo modelo, se han encontrado a veces pequeñas diferencias en el tono de las pantallas. Es algo que podría estar pasando aquí. En cualquier caso, es obvio que de existir esta pequeña mejora no permitiría un contraste un 25% superior.

Respecto a la segunda forma de aumentar el contraste, puedo decir que sí noto algo más oscuras las fuentes del KP (según Amazon, esto se acrecienta con el firmware 5.3.0, que aún no tengo instalado). En cualquier caso, en mi opinión queda bastante claro que la mejora del contraste reside básicamente en el aumento del blanco haciendo uso del efecto Paperwhite.

K4 junto a KP con brillo configurado tal que se aprecia el efecto Paperwhite.

Teniendo en cuenta esto, cuanto mayor sea la iluminación externa menor será la diferencia de contraste y más se parecerán los Kindles de la generación anterior y éste.

Respecto a la resolución, la mejora en este sentido es clara. Las fuentes del K4 están más pixeladas y menos definidas que las del KP, aquí no hay vuelta de hoja. Es algo que se puede observar a simple vista.

Comparativa de resolución entre K4 y KP. Esta imagen debe ser usada únicamente para comparar la resolución de ambos lectores y no el contraste, ya que las condiciones de iluminación de ambas fotografías no eran exactamente iguales.

Usabilidad

Ahora procederé a hablaros de la usabilidad del dispositivo.

Tanto el tamaño como el peso del lector son algo mayores que en el del K4. Concretamente 16,9 cm x 11,7 cm x 0,91 cm y 213 gramos, respecto a los 16,5 cm x 11,4 cm x 0,87 cm y 170 gramos del e-reader de la generación anterior. Como se puede observar, apenas son unas décimas de milímetro y unos gramos de diferencia pero es algo que, al agarrar un lector y consecutivamente el otro, se nota. Pero que la comparativa no nos nuble la vista: el Kindle Paperwhite es un lector muy ligero y de un tamaño más que adecuado para su agarre.

La sensibilidad de la pantalla táctil es espléndida. Hay veces en que el toque es tan ligero que creo que no he llegado a pulsar pero, sin embargo, la pantalla responde. Diría que es más sensible en este sentido que mi tablet (pantalla de Asus Transformer). Y es que la función táctil incrementa la usabilidad notablemente. Ni siquiera hay que navegar por los menús para seleccionar ciertas configuraciones (algo que es rápido de por sí en el sistema táctil), si no que existen multitud de atajos. Por ejemplo para cambiar la información que aparece por debajo del texto entre “tiempo de lectura” y “posición del libro” sólo hay que pulsar sobre la zona en que dicha información se muestra. Igual ocurre con el tamaño de la fuente. No es necesario navegar hasta las opciones de organización del texto. Con pulsar con dos dedos y alejarlos o acercarlos entre sí es suficiente para aumentar o disminuir el tamaño de la fuente (al igual que cuando hacemos ZOOM IN o OUT en una pantalla de móvil o tablet). Y es que, a diferencia de otros lectores del mercado, la pantalla es multitáctil.

Siguiendo con los casos de uso, la consulta de una palabra en el diccionario sólo implica mantenerla pulsada un segundo. La respuesta al subrayado también es extraordinariamente rápida, sólo tenemos que arrastrar el dedo por aquellas palabras que queremos seleccionar. En el menú principal, si queremos pasar de una página a la siguiente (cuándo tenemos bastantes libros no se pueden mostrar todas las portadas en una sola página) arrastramos el dedo como si realmente estuviésemos pasando una página.

Sin embargo, hay casos -muy pocos- en que se echa de menos algo más de potencia en el dispositivo. Esto es así, por ejemplo, cuando cambiamos el tamaño de la letra. Al hacer el gesto anteriormente descrito, aparece un cuadro con los tamaños disponibles y, cada vez que pasamos de uno a otro, el texto se va actualizando cambiando su tamaño. Todo este procesado hace que si realizamos el gesto demasiado rápido el Kindle no sea capaz de mostrarnos con la suficiente agilidad el resultado provocando que el tamaño de letra continue aumentando (o disminuyendo) siguiendo un gesto que hace tiempo terminamos de hacer (esto lo podéis ver mejor en el video que adjunto la final del punto).

Con todo, creo que la funcionalidad táctil es un paso obligado que hace el manejo del lector más sencillo. No obstante podría mejorarse añadiendo algún botón. Alguna vez he tocado la pantalla sin querer provocando un paso de página involuntario, o he pasado dos páginas de una vez. Además, el tener que tocar la pantalla obliga a desplazar un dedo hacia ésta modificando levemente el agarre. Aunque son detalles menores que no afectan demasiado a la usabilidad del e-reader, según mi punto de vista una posible mejora sería la adición botones laterales, como los que incorpora el K4, junto con la posibilidad de bloquear la pantalla táctil a elección del usuario.

Hay quien muestra interés por saber como funciona la opción del “tiempo de lectura”. Como sabéis, esta opción muestra en la parte inferior de la página el tiempo que queda, bien del capítulo o bien del libro. La información se actualiza con cada paso de página y su precisión depende inexorablemente de lo constante que sea nuestra velocidad de lectura. A mí, personalmente, me gusta mucho. Siempre tengo activado el tiempo restante de capítulo y suelo usar este dato para estimar cuando dejaré de leer. En la práctica, cuando llego al nuevo capítulo digo <<¡anda, pero si éste se termina en sólo 4 minutos!>> y sigo leyendo y leyendo y al final me dan las tantas…pero esto es cosa de cada uno .

Para finalizar, no puedo evitar hacer hincapié en la comodidad que aporta la suspensión automática conseguida a través del cierre magnético de la funda oficial (que este detalle sea copiado por funda no oficiales es cuestión de tiempo, si no lo ha sido ya). La sensación de estar leyendo un libro de verdad se acrecienta considerablemente. Sólo es abrir y leer. Cerrar y dejar de hacerlo. Eso sí, con la ventaja de no tener que usar un marcapáginas.

A continuación os dejo un video en el que se muestran algunos de los casos de uso de los que hablo en este punto.

Gestión de PDFs

Es conocido que los e-readers no son el mejor dispositivo para visualizar documentos en PDF. No obstante, sabemos que los Kindle permiten la reproducción de este formato. Para probar este tipo de archivos he metido en el KP una hoja técnica tamaño A4 con gráficas y tablas.

Lo primero que salta a la vista es que la primera vez que se carga del documento es más lenta que cuando lo que se abre es un libro. Una vez se carga, el tamaño A4 se redimensiona a la pantalla del KP. Obviamente, con este tamaño las letras se ven muy pequeñas y no se puede leer correctamente.

Captura de documento A4 representado en la pantalla del KP.

Se puede ampliar el documento para poder leer mejor sin más que hacer un zoom con los dedos y, posteriormente, ir desplazando el contenido para recorrer toda la página. Esto se hace de igual que forma que se haría en un smartphone o tablet, con el contra de que la actualización de pantalla es más lenta. Sin embargo, creo que lo más cómodo es activar el modo horizontal. En dicho modo recorremos la página A4 en tres pasadas. Con dar un toque en el lateral (como cuando se pasa de página) el contenido de la pantalla se va actualizando de una a otra pasada. Además, lo hace prácticamente tan rápido como si de un MOBI se tratara.

Visualización de PDF tamaño A4. Primera de tres pasadas en modo horizontal.

Por último, deciros que cuando se visualizan PDFs aparece una nueva opción en el menú para ajustar el contraste de las letras. Las capturas están hechas con esta barra de contraste al máximo de forma que las letras se ven lo más negras posible. Así es como se lee más cómodamente este documento concreto.

Sinceramente pensé que la gestión de PDFs en el KP iba a ser peor. No es como leer un MOBI pero tampoco es algo impracticable.

Poco queda que decir, salvo que el Kindle Paperwhite es a día de hoy uno de los mejores (si no el mejor) e-readers del mercado.

¿Quieres recuperar tu pasión por la lectura?

Según los usuarios de Foro Kindle, con el Kindle algunos alcanzan a leer 50 libros al año.

Así que Kindle es un motivo ideal para revivir la afición por la lectura.

Kindle Paperwhite ya tiene stock en España, ¿te animas?

Ver: Oferta del Kindle Paperwhite!

El eReader más avanzado del mundo con más de 2.000 opiniones positivas.

 

 

Escrito por swappen

Comments

comments

10 Comentarios
  1. ForoKindle 15 diciembre, 2012 / Responder
  2. Chema 1 enero, 2013 / Responder
  3. Iván Hernández 2 enero, 2013 / Responder
  4. alberto 7 enero, 2013 / Responder
  5. javier 11 enero, 2013 / Responder
  6. Ancora Roos 11 enero, 2013 / Responder
  7. Ismael 15 enero, 2013 / Responder
  8. Pepe Rojas 1 febrero, 2013 / Responder
  9. teknofilo 10 febrero, 2013 / Responder
  10. Iru 9 julio, 2013 / Responder

Qué opinas tu?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

5 + 1 =